Bienvenid@s
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Nuestros libros
smile smile smile smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smilesmile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><> smile<><> smile <><>smile<><> smile<><> smile <><> smile<><> marquee="" <="" />

Últimos temas
» El Olam "El Dios Eterno)
Dom Oct 15, 2017 9:25 am por Edith Elvira Colqui Rojas

» Nora Noemi Zeliz (Soneto en acróstico)
Lun Oct 09, 2017 6:45 pm por Roberto santamaría martín

» A Ti mi Dios ..
Lun Ago 28, 2017 2:49 pm por Marleny De Paz

» DESDE LA NAVIDAD AL CALVARIO
Sáb Ago 26, 2017 10:41 pm por Carlos Justino Caballero

» El soneto Bergamín
Jue Ago 24, 2017 8:06 pm por Roberto santamaría martín

» La rima Sanmartín
Jue Ago 24, 2017 8:03 pm por Roberto santamaría martín

» El vagabundo
Mar Ago 22, 2017 3:14 pm por Rheeva

» A TODOS AQUELLOS QUE HAN SUFRIDO LA PERDIDA DE UN SER QUERIDO EN CATALUÑA
Dom Ago 20, 2017 2:36 am por Liman

» Dama de alta alcurnia
Vie Ago 18, 2017 11:35 pm por Guardián Del Alma

» Aborto
Vie Ago 18, 2017 8:42 pm por Pura Losada

Amig@s de la casa
RadioMisterium

DIÁLOGO SIN PALABRAS (cuento de Gisela)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

DIÁLOGO SIN PALABRAS (cuento de Gisela)

Mensaje por Administración el Miér Mar 09, 2016 11:24 pm

ESTUCHE DE VERDADES Y FANTASIAS

CUENTOS DE
GISELA PFORDTE F.




DIALOGO SIN PLABRAS

Sinopsis: En esta historia hay gran parte de un sue?o personal, el cual al no poderse realizar, se transport? al teclado y se hizo realidad bajo un nombre ficticio. Todo gira alrededor de una chica que se impuso a todo un mundo de adversidades hasta lograr la culminaci?n de su vocaci?n
-----------------

El teatro se encuentra repleto . Han acudido personalidades de todos los ambientes como las artes, la pol?tica, y los estratos sociales m?s privilegiados.
En el escenario, el tel?n est? a punto de levantarse...Se presenta ?Giselle?, la maravillosa obra de ballet que ha dado la vuelta al mundo en los pies de los m?s maravillosos bailarines del orbe..
El suave murmullo que se escucha en el teatro, se va apagando al mismo tiempo que las luces se extinguen y va subiendo con lentitud el majestuoso tel?n. Con los primeros acordes de la orquesta se escucha tambi?n el aplauso del publico cerrado y ensordecedor, pero respetuoso y breve. En el escenario hacen su aparici?n los personajes centrales de la obra que comienzan a interpretar sus primeros movimientos con magistral agilidad.
Nikolai es un estupendo atleta, un bailar?n maravilloso, que interpreta todos sus personajes d?ndoles una generosa porci?n de su propio ser. Cuando se inici? en aquella modesta academia de Mosc?, todos los maestros coincidieron en afirmar, que tendr?a un brillante futuro dentro de la danza, siempre y cuando no descuidara sus estudios ni un solo d?a. Por eso, a ninguno de los que le conoc?an de tiempo atr?s, le sorprendi? verlo hoy, como figura principal de la compa??a m?s afamada de ballet en todo el mundo. Haciendo su debut como bailar?n al lado de una estupenda bailarina y demostrando que ambos son capaces de recorrer toda Europa cosechando los aplausos lo mismo de labriegos que de testas ricamente coronadas.
Y Tatiana....?ah!, la dulce y bella Tatiana...Si fuera posible, de ella se dir?a que cada noche, al interpretar sus personajes sobre el entarimado, su belleza aumenta, su dulzura es m?s grande. ..Como si al ponerse las zapatillas, algo de su ser se transformara, se volviera m?s intenso. Algo como una luz, capaz de opacar a los m?s potentes reflectores, la envuelve toda. No hay nadie que la vea bailar que sea capaz de sustraerse a su imprecisable hermosura. Es como si al comenzar su danza, surgiera un ser m?s puro dentro de ella. A diferencia de Nikolai, en el comienzo de los estudios de danza de Tatiana, nadie hubiera podido imaginar siquiera que llegar?a a conmover a casi toda Europa, llevando la m?sica en sus peque?os pies.

****


En realidad Tatiana comenz? a bailar desde el momento mismo de logrtar un m?nimo de equilibrio al tenerse de pie por s? sola.
Fue all? en un rinc?n oscuro del taller en el que laboraba su padre, cuando llegaba hasta sus o?dos infantiles el murmullo del viol?n de Mija?l , el dulce ciego que tocaba todos los d?as en la otra acera.
Al verla danzar, as?, tan peque?ita, Vladimir, su padre, y Sonya su madre, festejaban a la precoz Tatiana e intentaban que les dijera qu? tipo de m?sica le agradaba m?s. Pero sus preguntas nunca tuvieron ninguna respuesta. Tatiana bailaba, y bailaba en silencio con una sonrisa en los labios y los ojos negros los ten?a como perdidos en un mundos de sue?os, hasta que el viejo Mijail recogiera las d?divas del d?a y se retirara a descansar.

****



Con los a?os, Tatiana se volvi? una chiquilla fr?gil, quebradiza y t?mida. Vladimir y Sonya se dieron cuenta demasiado tarde, que su hija no pod?a hablar, y cuando la llevaron al hospital, ya no hab?a nada que hacer. Tatiana nunca podr?a hablar.
La chiquilla trataba de granjearse el tosco afecto de su padre, trabajando en el taller de ?ste en cuanto le era posible , que por cierto no era mucho por su aparente debilidad f?sica. Pero todos los d?as encontraba un momento, y casi a hurtadillas, volv?a a girar sobre sus finos pies al comp?s del viol?n de Mija?l... Esto parec?a divertir un poco a Vladimir, quien la miraba con el rabillo del ojo y sonre?a disimuladamente, para que la chiquilla no se diera cuenta de que la estaba mirando. Pues si se percataba de ello, dejaba de girar y retornaba a sus quehaceres con timidez.
As? transcurrieron los primeros nueve a?os de la vida de Tatiana, sin que nadie, excepto sus padres, se percatara de su existencia, por estar condenada a vivir guardando un silencio eterno, por no hacer ruido jam?s.
Hasta que un d?a lleg? al taller un distinguido y elegante se?or para encargar a Vladimiro un delicado trabajo artesanal. Se encontraban los dos hombres ultimando los detalles del trabajo que ser?a realizado, cuando Tatiana escuch? las notas musicales del viol?n, y casi sin darse cuenta, comenz? a danzar, aparentemente sin importarle demasiado que pudieran darse cuenta de sus evoluciones sobre el piso,. su padre y el cliente que se encontraba con ?l.
El elegante se?or volvi? la cara hacia donde danzaba Tatiana, como si un im?n le atrajese hacia el silencioso rinc?n de la ni?a. La contempl? con mucho inter?s, mientras Vladimir trataba de recobrar su atenci?n, temeroso de que los ?brincos? de la ni?a pudieran molestarle, y se fuese sin ultimar los detalles del negocio que lo hab?a llevado aquella tarde a su taller.
Pero el distinguido se?or parec?a tan complacido como extra?ado por los movimientos de Tatiana...y sonriendo con parquedad, se dirigi? a la chiquilla:
--??D?nde has aprendido a bailar?...?
--??Disc?lpela se?or, la ni?a no puede responderle. Es muda de nacimiento.?
--??Pero d?nde aprendi? a bailar as?. qui?n ha sido su maestro??
--??Su maestro?... ?Ay! Apreciable se?or, la ni?a nunca ha estudiado nada que no sean letras y n?meros, para que no se nos pierda cuando empieza a andar por la ciudad.... Los brincos que da son inventos de ella...Desde peque?ita le gusta el viol?n del viejo Mijail y se pone a dar vueltas como pose?da...hay veces que mi mujer y yo pensamos, que aparte de estar muda, est? un poco mal de la cabeza.. Cuando oye la m?sica, parece como pose?da del diablo.?
---?No creo que est? pose?da por ning?n diablo...esos son tonter?as?--- dijo el cliente a Vladimir, mientras se acariciaba con lentitud la mejilla y se acercaba a la chiquilla, la que se hab?a percatado ya de las miradas de su padre y de aquel desconocido y se hab?a quedado quieta y apretujada en su oscuro rinconcito. El hombre le tom? la barbilla y mir?ndole fijamente sus ojitos negros y asustados le dijo:
--?Te gusta bailar, ?verdad?...?te gustar?a ir a una escuela para que alguien te ense?e los pasos reglamentarios del baile?...?
Tatiana pareci? sonre?r y sus ojitos brillaron con intensidad al o?r la pregunta de aquel hombre. Al volverse para mirar a su padre, le escuch? decir en tono de disculpa:
--??Ay se?or!...?una escuela?...pobre ni?a, pero si tiene que prepararme el pegamento todos los d?as para apresurar el trabajo y ganar un poco m?s para la vida diaria...?c?mo podr?a ir a una escuela de esas? ...?c?mo la podr?amos pagar?...?No!...ese es un sue?o tan caro que no le permitir? ni siquiera so?arlo. Pobrecita m?a, ser?a en vano.?
El brillo de los ojos de Tatiana se extingui? r?pidamente al escuchar las palabras sensatas y conscientes de su padre. La ni?a hab?a visto en una ocasi?n en que paseaba por es centro de la ciudad de la mano de su madre, un ensayo de ballet del Estado, aprovechando que la puerta del teatro hab?a quedado entreabierta. Al contemplar ella aquella maravilla de movimiento bajo el embrujo de una m?sica genial, todo su ser qued? impresionado y hechizado por ese arte que a ella le parec?a natural a la vez que sublime. Ni en sus m?s caros sue?os imagin? jam?s que ella podr?a aprender a bailar como aquellas personas, a las que encabezaba el genial y famoso Rodolfo Nureyev.
Por eso, al escuchar la pregunta del elegante se?or, su cara se ilumin? fugazmente y con la misma rapidez se apag? con la razonable respuesta de su padre.
El extra?o cliente se alis? pensativo la bien cuidada barba y con un adem?n profesional, le indic? a la ni?a.
--?Baila de nuevo...?Si...gira...escucha la m?sica!...?mu?vete criatura!...?
Tatiana le obedeci? con incre?ble prontitud, sobre todo tomando en cuenta, que no le gustaba que nadie la mirara cuando estaba bailando. Hasta la mirada de Sonya y Vladimir, sus padres, la inhib?a y hac?a que permaneciera quieta.
Sus piecitos infantiles se movieron con incre?ble intuici?n del arte de la danza. Era como si la mirada atenta del desconocido se?or le infundiera una mayor seguridad y le aumentara su gran talento intuitivo. El propio Vladimir se sinti? maravillado al mirar a su propia hija. Nunca la hab?a visto bailar de aquel modo. Parec?a como si su d?bil y peque?a figurita tomara una nueva dimensi?n Un brillo imprecisable emanaba de sus facciones burdas y comunes, hasta hacerla parecer casi bella.
El rostro del se?or se fue iluminando poco a poco, hasta que en un movimiento casi convulsivo , abraz? a la ni?a con todas sus fuerzas y cubri?ndola casi por completo con sus obesos brazos, le dijo:
---????Maravilloso!!!...???Maravilloso!!!...eres una artista innata y no puedo dejar que tu arte se pudra en una carpinter?a. Yo har? de ti una nueva Ana Pavlova. Ya ver?s, ser?s la bailarina m?s grande de estos tiempos. Maestro Vladimir, la providencia quiso que yo viniera a su carpinter?a. Mi nombre es Andrei Potov, soy socio de la academia de danza del Estado y empresario importante aqu?, en la ciudad de Kiev. Tu hija ser? una de mis mejores creaciones dentro del arte. Yo har? de ella la primera bailarina del ballet m?s grande y m?s famoso del mundo entero...Tendremos que trabajar mucho y muy duro., Tatiana, pero tu y yo vamos a conquistar el mundo entero a trav?s de tus pies...?ya lo ver?s!...?

****



A partir de aquel d?a, Tatiana qued? bajo la tutela y los cuidados del buen se?or Potov. En un principio, Sonya y Vladimir no quisieron aceptar la protecci?n del empresario sobre la peque?a Tatiana. Pero despu?s de verla en su primera clase iluminada y bella, decidieron de com?n acuerdo, que lo mejor para la ni?a ser?a quedarse con Potov., aunque eso significase que ello tendr?an que prescindir de su presencia y de su valiosa, aunque exigua ayuda en el taller.
Por su debilidad f?sica, Tatiana tuvo que trabajar m?s duramente que otras chicas, para conseguir la fortaleza que requiere el dominio del ballet. La vieja Tamara se mostraba m?s r?gida e inflexible con ella que con las dem?s alumnas. Llegaba inclusive a desesperarse ante la silenciosa debilidad de la ni?a, y le reclamaba a grandes voces a Potov que le hubiera encargado la ense?anza a semejante esperpento que ni siquiera era capaz de responder a sus exasperadas indicaciones. Sin embargo Tamara tambi?n estaba convencida de que en los pies de Tatiana hab?a algo genial y casi sublime. Sin embargo reconoc?a que le costar?a varios a?os de arduo trabajo pulir aquel genio en bruto para que brillara a toda su evidente capacidad.
En la vida diaria, Tatiana era una chica triste y sin colorido ni risa, que se esforzaba por comer todo cuanto le serv?an en el comedor del se?or Potov. Su color y su apariencia general iban mejorando poco a poco con la rigidez de Tamara y la ternura de Dariushka, la querida sirvienta de Potov. ?sta se empe?aba en que comiera lo mejor posible y en que vistiera lo m?s lindo que encontraba en las tiendas y con el cari?o creciente del propio Andrei Potov . ?ste acab? por tomarla como si fuera su hija y trataba de darle todo lo mejor que le fuera posible.

****



La vida de Tatiana durante los siguientes nueve a?os se convirti? en una pesada rutina de estudios y reglas de conducta muy estrictas, salpicadas cpor rega?os de Tamara, los mimos de la sirvienta y la recia ternura de Potov.
Solo cuando se ve?a libre en el estudio por unos minutos y pod?a bailar de verdad, sin reglas ni ejercicios aburridos, Tatiana se sent?a plenamente feliz y casi capaz de comunicar a los dem?s todas las palabras que nunca hab?a podido articular. Con los pies, con el cuerpo y hasta con las manos era capaz de comunicarse con los que la rodeaban. Era como si hablase con una voz recia y clara... Hasta su rostro, de ordinario casi feo, adquir?a una belleza sin c?nones ni clasicismos ,pero muy real, cuando estaba bailando.
Un d?a...justo cuando Tatiana cumpl?a dieciocho a?os de edad, lleg? Potov muy agitado y con el rostro radiante y sudoroso , como si el sol lo hubiera pescado en una fren?tica carrera. Al entrar en la salita que ?l mismo hab?a asignado como estudio para la chica, llevaba en la mano un papel que sacud?a con desesperaci?n, mientras dec?a casi a gritos:
---???Lo logr?!!...??lo logr?!!... al fin lo consegu?, mira, aqu? tienes tu regalo de cumplea?os. Por fin pude lograr tu ingreso al Bolshoi...a primera hora de ma?ana salimos a Mosc?... la pruebe ser? el viernes por la tarde...naturalmente que ingresar?as a las fuerzas de reserva, pero lo importante es, estar adentro. Ya despu?s ir?s subiendo hasta llegar a ser la primera bailarina de la compa??a... Pero..?qu? pasa ni?a?...?estas temblando como un papel!....?tienes miedo?.....no, no debes tenerlo. Yo s? que eres buena, la mejor, y juntos tu y yo, vamos a conquistar el mundo. Todos tendr?n que rendirse ante tu exquisito arte. Ya lo veras, todo saldr? muy bien. Ser?s la mejor....?Dariushka!, pronto, prepara las valijas de Tatiana y las m?as...?ah...y tambi?n las tuyas. Vendr?s con nosotros para que ayudes a esta ni?a con la ropa, el maquillaje y todas esas cosas que solo ustedes las mujeres entienden....?
Y efectivamente, a pesar del evidente temor que sent?a Tatiana ante la realidad de poder bailar en un futuro frente al p?blico m?s exigente y conocedor del mundo. Corri? escaleras arriba, casi arrastrada por su buena sirvienta y en poco menos de dos horas ya ten?an preparadas las valijas que les hab?a pedido casi a gritos el exaltado Andrei Potov.

****



El asombro que reflejaban los ojos de Tatiana al contemplar las calles, plazas y edificios de la gran ciudad de Mosc?, era indescifrable. Le parec?a que todo aquello era maravilloso, pues nunca antes hab?a tenido la oportunidad de abandonar su natal y querida Kiev. Todo aquello era hermoso, grandioso y nuevo para ella. Hasta las miradas de la gente al pasar a su lado le parec?an menos duras, como m?s humanas...?o quiz?s solo eran indiferentes?...en fin, no importaba.
Lo importante era presentarse con puntualidad a la prueba. La core?grafa y directora del Bolshoi ten?a fama de ser fan?tica de la puntualidad, y si por algo se retrasaban en llegar, quiz?s hasta se suspender?a indefinidamente la oportunidad de hacer la prueba.
Dariushka le hab?a puesto un vestido sencillo , bajo el cual llevaba puesta la malla de ejercicios para ahorrar tiempo.
La escrutadora mirada de Zinaide Chejov, la directora, parece querer descubrir hasta el detalle m?s insignificante en la fisonom?a de Tatiana. Al terminar su minucioso examen f?sico, Zinaide hace un gesto de leve desaprobaci?n y se dirige a Potov:
---?Esta ni?a no es precisamente una belleza, yo dir?a que m?s bien se asemeja a un viejo y escu?lido espantap?jaros....pero si usted dice que sabe bailar bien, supongo que puede estar en lo m?s escondido del coro, para que el p?blico no lo note mucho...Bien ni?a..?c?mo te llamas?...?
---?Disculpe usted, se?ora Chejov, Tatiana no le puede contestar.... es muda...?
---??Vaya!...lo que nos faltaba. Adem?s de ser fea y seguramente debilucha...es muda...?y c?mo nos vamos a entender durante los ensayos?....no voy a saber si me est? entendiendo lo que le ordeno. Adem?s no parece ser muy lista...Me parece, Potov, que se equivoc? usted al traerme a esa criatura...no creo que sirva para eso...?
Tatiana dirigi? la mirada m?s angustiada de su vida hacia el viejo Potov. Ten?a miedo, miedo de fracasar sin siquiera haber tenido la oportunidad de demostrar lo que pod?a hacer llevando la m?sica hasta sus diminutos pies. Quer?a gritar que aunque fuera fea, pod?a bailar, y a pesar de ser muda, con la danza era capaz de comunicarse con el mundo entero en un incre?ble di?logo sin palabras. Nunca como en aquel instante dese? tanto poder hablar y suplicarle a aquella mujer. que no le negara la oportunidad de demostrar de lo que era capaz, al calzarse las diminutas zapatillas de raso blanco. Pero lo ?nico que pod?a hacer, era oprimir el brazo de Potov con una brutal fuerza.
El viejo acarici? discretamente la mano que se crispaba sobre su brazo y sonriendo con un poco de nerviosismo , volvi? a dirigirse a Zinaida
---?Mi querida Zinaida, reconozco que Tatiana no es la muchacha m?s bella del mundo, sin embargo, yo le aseguro que en cuanto la vea bailar, descubrir? que ese don tan maravilloso que tiene en los pies, la embellece a tal grado, que nadie podr?a decir que se trata de la misma chica. En cuanto a los ensayos ...opino que las chicas est?n para bailar, no para hablar...usted es quien da las ?rdenes, ella solo debe obedecer y para eso no necesita hablar....?o usted acostumbra discutir sus ?rdenes con las bailarinas?...?
---?Est? bien...despu?s de todo no pierdo mucho con perla...Dimiitri, ?quieres poner un troza de ?la muerte del cisne? por favor?...Vamos a verla....?
Al escuchar la orden de que sonara la m?sica , que al fin dio Zinaida, Tatiana se coloc? en el centro mismo del escenario.
Casi con la primera nota musical, Tatiana recobr? todo su aplomo y sus pies comenzaron a acariciar la duela como un amante experto que siente y produce placer con sus movimientos. Potov no recordaba haberla visto danzar con tanta perfecci?n, Sus ojos la segu?an azorados, se sent?a tan orgulloso de ella...era como si ?l mismo hubiese creado aquella perfecci?n de movimientos de la mucha cha. No en balde hab?a trabajado en ella nueve a?os como con una hija, esa hija que en vida de solter?n nunca hab?a procreado.
Por su parte, Zinaida observaba los movimientos gr?ciles de Tatiana con el entrecejo eternamente fruncido, cosa que no permit?a adivinar sus emociones o impresiones sobre lo que estaba mirando.
Dimiitri , unos de los miembros del ballet y muy apreciado y considerado por Zinaida, se sinti? tan conmovido por la actuaci?n de la muchacha, que sin previo aviso, se coloc? a su lado y comenz? a servirle de pareja cuando la coreograf?a tradicional lo requer?a.
Al terminar la parte del ballet que hab?a asignado para interpretar, Zinaida se alis? el cabello que ya se encontraba perfectamente liso con el tradicional chongo de las danzarinas y se dirigi? a Potov casi sin ninguna emoci?n o inflexi?n en la voz:
---?Bien, Potov, dudo mucho que esta chiquilla llegue a ser una Ana Pavlova, pero creo que si la ponemos a trabajar con dureza, lograremos que haga un buen papel dentro del Bolshoi....Dimiitri, a ti te tocar? presentarla con los dem?s chicos y hacerle saber cual es nuestro reglamento interno y nuestro repertorio para esta temporada ...?crees que te podr?s entender con ella?...?
---??Claro que podr?!...?verdad Tatiana?...y adem?s ser? un placer hacerlo...?
---?Bien, entonces m?rchense ya ... tengo muchas cosas que hacer todav?a. Y tu, Tatiana, si crees poder resistir nuestro rudo sistema de trabajo, cosa que yo en lo personal a?n dudo mucho, ya te puedes considerar como un miembro m?s del ballet Bolshoi...ahora v?yanse ya...?vamos, v?yanse!...?
As? se cumpli? el inicio de los sue?os de Tatiana y del buen Andrei Potov. Habia miles de bailarines que se han pasado media vida tratando de ingresar a las filas del ballet m?s prestigiado del mundo y nunca lo hab?an logrado. En cambio ella lo hab?a logrado desde el primer intento. Y aunque la implacable Zinaida Chejov no hab?a expresado ninguna opini?n sobre su actuaci?n, tal parec?a que no le hab?a disgustado del todo, pues de no haber sido as?, la hubiera echado fuera del estudio antes de que terminase la segunda evoluci?n de sus movimientos. Ahora depend?a todo de Tatiana, de su destreza y de su fortaleza f?sica. Si lograba soportar el ritmo de trabajo de todos aquellos genios de la danza, ya tendr?a andada la mitad del camino hacia la meta que Potov hab?a fijado.

****


Durante los siguientes tres a?os, Tatiana primero form? parte del conjunto de bailarines, medio perdida entre las filas. Ah? se mantuvo por un breve tiempo pues sus dotes la hicieron destacar casi de inmediato. Posteriormente y siguiendo los escalafones preestablecidos dentro del ballet, lleg? a ser corifea...., solista de segunda,...solista de primera. Al alcanzar esta categor?a, ya contaba con algunos amigos dentro de la compa??a, pero tambi?n ten?a muchos enemigos que no aceptaban que estuviera triunfando de un modo tan r?pido...usaban su propio silencio como arma para tratar de herirla. Uno de los envidiosos era Mark, un bailar?n ya m?s que maduro y que por sus escasas dotes art?sticas no hab?a logrado destacar del grupo. Este hombre trat? en varias ocasiones de galantear a Tatiana, pues sab?a que junto a ella lograr?a el avance art?stico que hasta entonces no hab?a logrado. Pero como ?sta no atendi? a sus requerimientos, Mark se volvi? uno de sus peores enemigos y siempre que le era posible, destinaba su podrido veneno:
---?Si, es buena bailando, pero es tan fea la pobrecita....Adem?s ni siquiera puede dar las gracias al p?blico que le aplaude...como es muda. Nadie sabr? lo que quiere decir...pobrecita...?
---?Pues yo creo que Tatiana si sabe dar las gracias con una reverencia al finalizar as? como lo hacemos todos...nadie habla!...pero yo creo que Tatiana, cuando se pone las zapatillas, puede hablar con los pies...con su arte lo dice todo. Yo, por ejemplo, cuando la veo bailar, s? perfectamente lo que est? diciendo. Aunque interprete los mismos movimientos, puedo entender cuando me dice que est? tiste, alegre, sola o cansada. Y como yo hay muchos otros que la entienden. Ya lo han dicho algunos compa?eros, que es como si la peque?a Tatiana hubiera encontrado el medio para comunicarse con nosotros a trav?s de su arte, superando as? su deficiencia f?sica. Creo que quien la ve bailar no dejara de entender lo que ella est? diciendo con los pies...Y aunque abajo del escenario no es muy bella, al momento de subir a ?l, su rostro adquiere una sublime belleza, que no alcanza a describirse con palabras.....?
Quien as? contestaba a las pullas de Mark, era Nikolai, un joven que al igual que Tatiana, iba en pleno ascenso dentro del arte de Terps?core y que admiraba sinceramente a la chica. Le serv?a de pareja en casi todas las obras del repertorio. La cuidaba, la ayudaba y permit?a que ella le ayudara a ?l... Seg?n Dariushka, Nikolai estaba un poco enamorado de Tatiana. Pero la ?nica realidad era, que eran dos amigos incomparables e inseparables. La pareja perfecta dentro del ballet y en la vida diaria tambi?n. La hosca Zinaida muchas veces se vanaglori? de su buen tino al juntarlos sobre la duela. Con ellos dos, estaba segura de que ganar?a fama y prestigio para la posteridad , como una de las mejores directoras y core?grafas del mundo entero.
Mientras tanto, Potov no perd?a de vista ni un solo ensayo o actuaci?n de Tatiana, y era el primero en exigirle un mayor esfuerzo a fin de lograr la perfecci?n m?s absoluta, aunque sus exigencias, a diferencia de las de Zinaida, siempre iban precedidas por el gran cari?o que le inspiraba la chiquilla.
El Bolshoi sal?a constantemente de gira, y al poco tiempo de haber ingresado a ?l, Tatiana dej? de ver a sus padres, aunque nunca los olvidaba. Pero las exigencias del arte eran muy grandes, as? que se vio obligada a perder casi todo contacto con ellos, por vivir totalmente entre ensayos , actuaciones y giras por toda la Uni?n Sovi?tica
El Bolshoi sal?a de su cuartes general en Mosc? y durante gran parte del a?o acostumbraba visitar ciudades tan dis?mbolas y distantes entre si, como Kas?n, Riga, Karkov, Stalingrado, Smolensk, Leningrado y el propio Kiev...lugar ?ste que hac?a sonre?r a Tatiana, pues le brindaba la oportunidad de visitar por un instante el viejo taller de su padre, abrazar a su madre y volver a escuchar el querido viol?n de Mijail , quien aunque m?s viejo cada vez, a?n se dejaba escuchar y conmov?a a la chica como cuando la hac?a bailar descalza entre un quehacer y otro, en el oscuro taller.

****



El cumplea?os de Tatiana parec?a tener un halo m?gico que hac?a que los cambios
Y progresos m?s importantes de su vida ocurrieran precisamente en ese d?a. Y la tradici?n no se rompi?, pues al cumplir veinti?n a?os, Tatiana, y siendo ya una solista de primera clase, el viejo Andrei Potov lleg? corriendo y tan agitado, como siempre que ten?a una buena noticia entre manos. Sus dedos rugosos sosten?an un enjambre de papeles, y despu?s de besar y abrazar a Tatiana, le dijo atropelladamente y casi sin aliento:
---???llegamos!!....??llegamos!!... La junta de directores de la compa??a te concedi? el primer puesto....?Ya eres la primera bailarina del Bolshoi!...?qu? te parece?, mi peque?a, despu?s de doce largos a?os de trabajo duro y agotador...?lo logramos! Valieron la pena tantos sufrimientos, privaciones y dificultades que hemos tenido que pasar tu y yo, para lograr que seas la mejor del mundo....?ya lo eres!...?eres la mejor dentro de los mejores del mundo entero!...?No te parece el regalo de cumplea?os m?s hermoso que te pudieron haber dado?...??felicidades!!...?
Tatiana, despu?s de unos instantes de profunda turbaci?n, corri? hacia los brazos de su fiel y querido protector. Y al abrazarse a ?l con fuerza, llevaba los ojos inundados de un llanto luminosos y transparente, tal como se supone que debe ser el llanto que provoca la gran felicidad. A trav?s de los a?os se hab?a consolidado entre ellos un lenguaje casi m?gico de signos y gestos, apenas perceptibles y de amor, por medio del cual el buen Potov comprend?a todas y cada una de las palabras que la chica no pod?a pronunciar. As? que se sentaron muy juntos en un gran sill?n y se dispuso a responder olas mil preguntas que hab?a en los ojos negros de Tatiana.
...?Todo fue relativamente f?cil. Se discuti? la salida de Sof?a de la compa??a, pues por su edad ya era justo y oportuno que se retirara.. Despu?s se pidi? que se propusieran candidatas para el puesto y por una mayor?a de siete a tres, saliste tu como la m?s indicada, por tu brillantez y tu fortaleza para llevar en tus hombros todo el peso de la compa??a. ?Recuerdas cu?nto trabajo nos cost? obtener esa fortaleza f?sica para que pudieras aguantar la rudeza de los ejercicios diarios?...Cuando te conoc? eras poco m?s que una ratita desnutrida, fea y escu?lida. Nunca olvido con cu?nto esfuerzo logr?bamos, entre los mimos de Dariushka y mis fren?ticos rega?os, que te comieras completo el plato de sopa diario. ..?
Al recordar aquellos viejos a?os de lucha, una enorme y estruendosa carcajada de Potov retumb? en todo el sal?n, mientras revolv?a con ternura los cabellos sueltos y revueltos de Tatiana.
Una vez que ha logrado controlar la risa y viendo la ansiedad sonriente de la muchacha que quisiera acabar de saberlo todo, el buen hombre continua su relato de lo ocurrido en la junta de directores.
---?Pues bien, mi querida se?orita, resulta entonces que ya eres la ?prima ballerina? de la compa??a por mayor?a de votos.. Aunque naturalmente hubo quien se opuso a tu designaci?n, y uno de los que se opuso fue Mark, por la voz de Oetroff, l?gicamente.. Pero no hubo mayor problema con eso....?Ah!, tambi?n hubo otro ascenso paralelo al tuyo. Menos controvertido por cierto. Nikolai se convirti? en el primer bailar?n de la compa??a. Por lo tanto, ?l ser? tu compa?ero, cuando menos durante esta temporada. Esperemos que se sostenga ah? tanto tiempo como lo har?s tu....Desde ma?ana tomas posesi?n de tu nuevo puesto, as? que tenemos que preparar tu repertorio para la gira...?Si! peque?a, tu debut como estrella ser? en una gira continental, que se planea con una duraci?n de alrededor de un a?o....Dentro de un rato vendr?n Zanaida, la vieja la vieja Tamara, ?la recuerdas?, y el propio Nikolai, para que entre todos preparemos el repertorio que les permita un mayor lucimiento a ambos....?
En aquellos momentos, Tatiana era la imagen misma de la felicidad.. Entonces como nunca, le resultaban in?tiles e innecesarias las palabras para comunicar su enorme dicha. Desde el momento mismo en que su mente concibi? la primera idea, se hab?a fijado esa meta casi inconscientemente. Nunca hab?a tenido mayor preocupaci?n ni mayor af?n que no fuera el da bailar y bailar lo mejor que fuera posible. Por ello era tan grande su triunfo el haber llegado tan r?pidamente a la cumbre de su monta?a.

****



Poco tiempo despu?s, ya todos se encontraban reunidos en el sal?n de estudio de Tatiana y sentados cada quien a su modo muy particular sobre el mullido y c?lido tapete, degustando un arom?tico caf? y un trozo de pastel de cumplea?os preparado por Dariushka, discutiendo con toda seriedad el itinerario ya elaborado para la gira.
Zinaida, quien llevaba la voz oficial del grupo, inform? que se comenzar?a por las principales ciudades del bloque oriental;
: ---?De aqu? saldremos exactamente en 35 d?as, y nuestra primera escala ser? en Varsovia, de ah? a Praga, donde hay un p?blico dif?cil. La estad?a ah? depender? exclusivamente del ?xito que obtendremos. Despu?s iremos hasta Bucarest y de ah? regresaremos a Budapest...?
---??Y porqu? ese salto tan grande desde Praga hasta Bucarest? ?Qu? hubiera sido m?s l?gico pasar primero por Budapest y despu?s ir a Bucarest?...?
---?Si, Nikolai, ser?a m?s l?gico, geogr?ficamente hablando, pero en Budapest no hab?a un teatro disponible para la fecha aproximada en que podr?amos llegar., por eso es el salto tan grande que daremos... De Budapest iremos a Belgrado, a Tirana y a Sof?a...y para cerrar el bloque oriental llegaremos hasta Berl?n. Si para entonces la compa??a ha respondido como esperamos, podremos incursionar por las principales capitales occidentales. Eso ser?a m?s o menos en el siguiente orden: Bonn, ?msterdam, Copenhague, Bruselas, Londres, Paris, para tocar luego Viena y cerrar con broche de oro con el p?blico m?s exigente del mundo...., el nuestro...dando una sola funci?n ben?fica en nuestro propio teatro, aqu? en Mosc?... ?Tienen alguna sugerencia o pregunta que hacer con respecto a esto?...?
...?No...yo creo que todo esta bien trazado y supongo que no habr? problemas de organizaci?n en cuanto a hospedaje y alimentaci?n...?verdad Zinaida?...?
...?As? es, Potov, ya est?n todos los detalles arreglados y confirmados. No habr? problemas en ese sentido...?
Tatiana segu?a la conversaci?n con mucho inter?s y no perd?a de vista cada indicaci?n que se le hac?a sobre el mapa que estaba extendido en el centro de todos ellos. Sin embargo su mayor inter?s era el baile, y una vez que consider? que el tema del itinerario hab?a quedado bien claro, y sin preguntas de nadie de los presentes, dirigi? sus manos hacia las partituras musicales que tambi?n estaban all?, queriendo indicar con eso, que tambi?n quer?a discutir el repertorio:
...?Si, tienes raz?n, Tatiana...? intervino Nikolai ...?a mi tambi?n me interesa m?s el repertorio que el itinerario. ...es m?s importante lo que vamos a bailar que d?nde lo vamos a bailar ?Qu? es lo que has pensado , Zinaida?...?
...?Bien, ?... continu? ?sta...?desde luego presentaremos dos o tres piezas de ?caj?n? y de esas que no tienen mucho arte pero si un enorme lucimiento. Como n?meros fuertes yo hab?a pensado en el ?Lago de los Cisnes?, ?La Bella Durmiente?, de Tchauikovsky, ?El Cascanueces? tambi?n de Tchaikovsky, ?Copelia?, ?Leda?, ?Icare?, ?Isadora?, ?Promenades? (?Paseos?) , ?Romeo y Julieta? y creo que con ?Carmen? de Alberto Alonso tendremos un buen colof?n. ?Alguna sugerencia sobre esto?...?
En estos momentos, Tatiana revolvi? nerviosamente los papeles hasta que sac? dos partituras m?s, aparte de las que ya hab?a mencionado Zinaida, indicando con su actitud, que le interesaba interpretar tambi?n esas dos obras.
Potov tom? las partituras de manos de la chica y se las entreg? a Zinaida, la cual observ? con atenci?n los papeles, y luego esbozando una sonrisa dijo:
...?Muy bien , Tatiana, como siempre, me parece muy acertado tu juicio...?La fiesta del Fauno? y ?Giselle? ser?n los n?meros m?s fuertes e importantes que llevaremos. Pero ?crees que podr?as interpretarlos? Re quieren de un enorme talento interpretativo adem?s del dominio perfecto de la danza....?
Tatiana respondi? con un movimiento de cabeza rotundamente afirmativo, lo cual hizo sonre?r con orgullo paternal a Potov, y provoc? que Zinaida se dirigiera hacia Nikolai con la misma pregunta, sin dudar ni por un momento de la aseveraci?n de la chica.
...??Y tu, Nikolai, que opinas? ...?Crees poder hacerlo?...?
...? ?Claro que si!... y me alegro de que hayas escogido esas partituras, Tatiana, con ellas tendremos un gran lucimiento los dos...?te felicito!...?
...?Muy bien, entonces, tanto el itinerario como el repertorio ya est?n decididos....Ahora tendremos que trabajar sobre el vestuario, el maquillaje y las caracterizaciones de ambos.... Como nuevos primeros bailarines de la compa??a que son, tenemos que ensayar lo que vaya de acuerdo con sus respectivos tipos fison?micos...?no se pueden poner el mismo vestuario que han usado hasta ahora como miembros del coro...?verdad muchachos?...?
Desde ese mismo momento, durante los siguientes 35 d?as que precedieron la partida de la compa??a con rumbo a Varsovia, todo se volvi? una actividad casi fren?tica en torno a los dos muchachos. Tanto Tatiana como Nikolai se vieron rodeados por una verdadera legi?n de modistas, estilistas, maquillistas y peinadores y todo aquello bajo la estricta y escrupulosa vigilancia de Zinaida y Potov . Se vieron tan agobiados de trabajo que solo pod?an dormir tres horas al d?a, cuando bien les iba.

****



La llegada del Bolshoi a Varsovia hab?a provocado gran expectaci?n entre el p?blico y los medios period?sticos, pues durante los ?ltimos diez a?os, esa compa??a no hab?a cambiado de primeros bailarines... La nueva pareja le parec?a a todos demasiado joven. Casi eran unos desconocidos y su ascenso al estrellato le parec?a una ?maniobra? muy extra?a que alg?n inter?s oculto de alguien tendr?a que llevar.
Cuando los peri?dicos se enteraron de que la joven Tatiana no les pod?a conceder ninguna entrevista por carecer del don de la palabra, todos e volcaron en cr?ticas compasivas, diciendo que si no era capaz de hablar, mal podr?a bailar y comunicarse con el espectador para ganarse su favor.
El viejo Potov nunca pudo averiguar qu? ten?a que ver el don de la palabra con el dominio del arte de Terps?core, y trataba de ocultar los peri?dicos ante Tatiana. Pero ?sta ya los hab?a visto desde mucho antes de que su protector lo sospechara siquiera., y su ?nica reacci?n era dedicarse con un af?n casi enfermizo a ensayas y dominar as? los posibles defectos que a?n le pudieran quedar en sus ya perfectas interpretaciones. Afortunadamente contaba con todo el apoyo de Nikolai , quien se pasaba ensayando con ella hasta doce horas al d?a, sin emitir la m?s m?nima queja. Muchas veces ellos dos se quedaban sobre la duela del escenario horas y horas, a?n despu?s de que toda la compa??a se hab?a retirado a descansar. Como ?nico juez y p?blico de su trabajo quedaban Ptov y Dariushka , quienes no se separaban de los muchachos ni un solo minuto, hasta que lleg? el d?a del debut.

****



As? volvemos al punto en el cual tomamos esta historia. En los momentos en que el teatro m?s importante de Varsovia se encuentra lleno hasta la ?ltima butaca.
La gente ha acudido mitad por inter?s en el arte y mitad por la curiosidad de ver a la joven Tatiana, de quien se ha hablado mucho y en muchos sentidos en los ?ltimos d?as. En los peri?dicos y revistas del pa?s se ha dicho, que su arte debe ser casi magistral si es que quiere llegar al p?blico y cubrir la aparente falta de belleza f?sica. Otros escritores y cr?ticos, m?s mesurados, se han limitado a comentar su presencia en el Bolshoi como un hecho inesperado , y est?n a la expectativa de su actuaci?n para emitir un juicio justo sobre ella,
Han comenzado ya sus primeras evoluciones sobre el escenario y tanto Tatiana como Nikolai s encuentran un poco nerviosos, pues aunque ya en ocasiones anteriores han bailado con p?blicos semejantes a ?ste, hoy es diferente. Hoy es su debut como primeros bailarines.
La obre ?Giselle? que es la que han escogido para esta noche tan importante es de una m?xima dificultad interpretativa. Sin embargo, en el momento mismo en que sus miradas se cruzan al comp?s de la m?sica, la confianza resurge en ambos y los convierte en due?os absolutos del escenario, de sus cuerpos, de la m?sica y del mismo p?blico, el que para entonces se encuentra ya como subyugado por el arte exquisito de la joven pareja de bailarines.
Entre bambalinas, tanto Zinaida como el viejo Potov, tambi?n contemplan el espect?culo maravilloso que est?n ofreciendo los dos muchachos. Hasta ellos mismos, a pesar de haberlos visto d?a con d?a en sus ensayos, se encuentran sorprendidos por la genialidad de sus respectivos pupilos. Potov no puede evitar que una l?grima resbale por su rugosa mejilla, al tiempo que la ruda Zinaida lo golpea suavemente en la espalda y dice en voz baja:
...?Ah? lo tienes, viejo, ya lleg? a donde tu te lo propusiste...hiciste bien tu trabajo es la mejor que yo he conocido. Es como si la misma Ana Pavlova se hubiera levantado de la tumba para prestarle los pies a esta criatura...??m?rala!!....??m?rala!!...?
...?Si, lo hicimos bien, Zinaida...mujer de poca fe...Tu, Tamara, yo y todos los que nos ayudaron. Ya lleg? a la cumbre de la monta?a...y ?mira....mira...c?mo tiene al p?blico...lo ha conquistado por completo!...Doy gracias a Dios por haberme llevado a aquel taller ese d?a y permitirme encontrar el naciente arte de esta ni?a.
Al caer el tel?n, se hace un silencio de unos segundos, que hace abrir los ojos de Tatiana expresando un gran temor. Pero junto con la confiada mano de Nikolai, tambi?n llega hasta sus o?dos el inmenso desgranar de los aplausos que muy pronto se vuelven estruendosos y que no parecen tener fin.
Los aplausos no cesan y obligan a la pareja a salir de entre los telones para con una graciosa reverencia agradecer al p?blico que sigue aplaudiendo con varios gritos de ??bravo! ,,,bravo!? que todo aquello parece un manicomio.
Han triunfado...es p?blico es suyo, les pertenece a cambio del enorme precio de su arte...A partir de ese momento, el p?blico de toda Europa y el resto del mundo les pertenece y les rendir? pleites?a durante mucho mucho tiempo. Han triunfado...y ma?ana todos los peri?dicos del pa?s y algunos de otras naciones les rendir?n un p?blico homenaje y reconocimiento a su maestr?a. Aquellos que han acusado a Tatiana de ser fea, no podr?n menos que retirar esta palabra de su vocabulario al referirse a ella, pues esta noche les ha demostrado que las zapatillas de raso blanco le proporcionan una belleza exquisita y sin precedentes.
Nunca nadie m?s se atrever? a preguntarse: ??c?mo podr? comunicarse con el p?blico?? pues esta noche ha quedado plenamente establecido que Tatiana no solo tampoco necesita palabras, como ninguna bailarina, sino que tampoco necesita belleza f?sica en su rostro, para hacerse entender por los dem?s. Dios le neg? el don de la palabra, pero ella supo encontrar el modo de sostener con el mundo un maravilloso, dulce y claro di?logo sin palabras....
avatar
Administración
Admin
Admin


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.