Bienvenid@s
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Nuestros libros
smile smile smile smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smilesmile<><>smile<><>smile<><>smile<><>smile<><> smile<><> smile <><>smile<><> smile<><> smile <><> smile<><> marquee="" <="" />

Últimos temas
» El Olam "El Dios Eterno)
Dom Oct 15, 2017 9:25 am por Edith Elvira Colqui Rojas

» Nora Noemi Zeliz (Soneto en acróstico)
Lun Oct 09, 2017 6:45 pm por Roberto santamaría martín

» A Ti mi Dios ..
Lun Ago 28, 2017 2:49 pm por Marleny De Paz

» DESDE LA NAVIDAD AL CALVARIO
Sáb Ago 26, 2017 10:41 pm por Carlos Justino Caballero

» El soneto Bergamín
Jue Ago 24, 2017 8:06 pm por Roberto santamaría martín

» La rima Sanmartín
Jue Ago 24, 2017 8:03 pm por Roberto santamaría martín

» El vagabundo
Mar Ago 22, 2017 3:14 pm por Rheeva

» A TODOS AQUELLOS QUE HAN SUFRIDO LA PERDIDA DE UN SER QUERIDO EN CATALUÑA
Dom Ago 20, 2017 2:36 am por Liman

» Dama de alta alcurnia
Vie Ago 18, 2017 11:35 pm por Guardián Del Alma

» Aborto
Vie Ago 18, 2017 8:42 pm por Pura Losada

Amig@s de la casa
RadioMisterium

.=Calles de Liverpool=.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

.=Calles de Liverpool=.

Mensaje por Gladiadora el Jue Sep 03, 2015 2:20 pm



-Calles de Liverpool-

(Romance Octosílabo con Rima Continua)

-Registrado en Derechos de Autor-


Bella y pobre modistilla,
me marchito en una fábrica
cosiendo día tras día
y, después de la jornada,
las calles de Liverpool
me esperan negras, heladas,
silenciosas y sombrías,
sórdidas y solitarias,
lúgubres, tan tenebrosas
que erizan la piel del alma
envueltas en el misterio
de todas las acechanzas
posibles, que los rumores
del vulgo cuenta y agranda
con ese típico morbo
que hasta por los codos habla.

Atravieso la penumbra
que, preñada de amenazas,
con sus imponentes fauces
todas las noches me traga
caminando de regreso
a la humildad de mi casa,
en los oscuros suburbios
de esta ciudad ubicada.
El hedor a desperdicios
se olfatea en la distancia
y atrae a la superficie
toda clase de alimañas
que por el día refugia
la humedad de las cloacas,
en una invasión de insectos
y de bichos que se arrastran
pululando libremente
con las legiones de ratas
que se adueñan de las calles
a estas horas desoladas
y entre cuyos adoquines,
corren hilillos del agua,
siempre turbia, que destila
la miseria de las casas
de ambos lados; pero a mí
más bien me parecen lágrimas
vertidas por la pobreza
sobre las calles. Mojadas
también están las aceras
sucias y deterioradas,
las dos peligrosas pistas
donde corren y resbalan
las suelas de mis zapatos
que no protegen mis plantas,
y se me caen de viejos,
viejos como las campanas
de la Abadía Westminster,
lo mismo que las sandalias
que suelo usar en verano
en las mismas circunstancias.

Cuando siento que a mis pies
pugnan por crecerles alas,
mientras lamen las aceras
veloces como la ráfaga
que despeina mis cabellos
de madeja ensortijada,
en el velo de la niebla
se aparecen los fantasmas
que me desdibuja el miedo
con siniestras pinceladas.
Danzando como volutas,
flotan y suben y bajan,
en un ciclo interminable
de esa fabulosa danza
de las historias que pintan
con rebuscadas palabras
los enigmas de las noches
célebres de Gran Bretaña.

Después de haber caminado
a lo largo de una cuadra,
ya corro despavorida
para vencer la distancia
hasta quedar sin aliento,
devorándola a zancadas.
En cada esquina, la calle
se abre como una garganta
cada noche más oscura,
arrancándole a mis plantas
miles de inseguros pasos
antes de llegar a casa
y, por fin, sentirme a salvo
por unas horas escasas,
después del agotamiento
que siempre me deja exhausta,
refugiada en mi camastro
hasta que la madrugada,
implacablemente fría,
nuevamente me presagia
el regreso a mi deber
y al rigor de otra jornada.

Y así un día y otro día,
la rutina acostumbrada,
dura; pero ineludible,
me conmina ilusionada
con poder llevar el pan
de cada día a mi casa,
ganado con el sudor
de mi frente atormentada,
mal pagado por las pocas
Libras* que una obrera gana
por un día de trabajo
en las deprimentes fábricas
donde transcurre la vida
sin vislumbrar la esperanza
de que algún día se acaben
los tiempos de vacas flacas.

Por el día ignoro al miedo
que se aloja en mis entrañas;
pero hoy escuché un rumor
cuando llegué en la mañana
que se propagó enseguida
como pólvora en la fábrica
en donde mi juventud
rápidamente se apaga,
un rumor, tan preocupante
que ya no pienso en más nada,
que heló la sangre en mis venas
temiendo el regreso a casa.

Y vuelvo a la pesadilla
nocturna automatizada
por la maldita costumbre
con el hambre que atenaza
a mi estómago vacío
y a los de los de mi casa,
ese motor que me empuja
a enfrentarme cara a cara,
con el frío y con el miedo
que hasta los huesos me calan.
Unos pocos transeúntes
de ida o de vuelta a casa,
caminan ensimismados
sin notarme cuando pasan
ajenos a mi presencia,
tan frágil como asustada.
Supongo que también ellos
en este sector trabajan
y, como yo, cada día,
cumplen con una jornada,
sienten el mismo cansancio,
sostienen las mismas cargas
por estas calles oscuras,
tan lóbregas y apartadas,
en donde se embosca el crimen
junto a la desesperanza.

Un taciturno farol
en la esquina apenas rasga
el manto de la penumbra
que cubre con su mortaja
hasta el último rincón
de las calles y las casas
con la extrema palidez
de los cirios que deparan
para iluminar las tumbas
que no fueron olvidadas.
En el aire enrarecido
por el humo de las fábricas
y de tantas chimeneas
que se elevan de las casas,
se percibe el olor acre
de químicos y sustancias
que lo contaminan todo
y abofetean mi cara,
mientras camino de prisa
sin aliento y tan cansada,
que mis pulmones me exigen
la próxima bocanada
que los hará funcionar
hasta llegar a mi casa.

Cada puerta se me antoja
el disfraz de alguna trampa
perfectamente encubierta
por las múltiples fachadas
casi iguales, que parecen
clones de la misma máscara,
y veo también dos OjOs
monstruosos en las ventanas,
donde estoy casi segura
que la muerte se agazapa,
para burlarse de mí.
La siniestra carcajada
de su silencio, retumba
en el fondo de mi alma,
sintiendo que el corazón
por la boca se me escapa
acelero más el paso,
y, volando alucinada
como una pluma en el viento
que flota sobre la nada,
siento una mano invisible
enorme como una garra,
surgiendo súbitamente
de la puerta de una casa
que a toda velocidad
por los cabellos me atrapa,
con una fuerza brutal
por un pasillo me arrastra,
al llegar a una escalera,
sin contemplación me baja
hasta un sótano sombrío,
sin decir ni una palabra,
de ambas manos al techo
con unas cuerdas me ata,
y Jack, El Destripador,
sobre mí, descarga el hacha


Y... entonces… abro los OjOs
y me despierto en Manhattan
un siglo y medio después,
al amparo de mi casa,
dentro de mi propia alcoba
en el nido de mi cama,
más acogedora y tibia
que la semana pasada
antes de irme al trabajo,
cuando el sol de la mañana
se cuela entre las siluetas
que plasman en mi ventana
el coro de rascacielos
que custodian mi alborada...

Sientiendo que resucito,
surjo ilesa entre la cálida
revoltura matinal
de mis familiares sábanas,
para verme en el espejo,
gracias a Dios, sana y salva,
a años luz de Liverpool,
lejos de La Gran Bretaña...


*Libra.- Libra esterlina. Moneda inglesa.


Gladiadora___________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Gladiadora
Moderador literario
Moderador literario

Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Re: .=Calles de Liverpool=.

Mensaje por GuisseppeGF el Miér Sep 09, 2015 8:37 pm

Cada puerta se me antoja
el disfraz de alguna trampa
perfectamente encubierta
por las múltiples fachadas
casi iguales, que parecen
clones de la misma máscara,
y veo también dos OjOs
monstruosos en las ventanas,
donde estoy casi segura
que la muerte se agazapa,
para burlarse de mí.
La siniestra carcajada
de su silencio, retumba
en el fondo de mi alma,
sintiendo que el corazón
por la boca se me escapa.........

Sueños que nos asaltan,
pero siempre sabemos salir
ilesos de ellos.
Un gusto leerte.
Abrazos
GuisseppeGF
avatar
GuisseppeGF
Amigo de la casa
Amigo de la casa


Volver arriba Ir abajo

Re: .=Calles de Liverpool=.

Mensaje por Gladiadora el Sáb Sep 12, 2015 11:09 pm


Guisseppe, Amigo Mío, perdone la demora en contestar su apreciado comentario...

Le diré que, desde que incorporé este tipo de poesía a mi estilo de escribir, me divierto muchísimo inventando situaciones de todo tipo dentro del Género Gótico... pero también aprovecho el conocimiento de lugares que he visitado o donde he vivido temporalmente o por largo tiempo, que aporten datos geográficos y costumbres reales al tema donde corresponda...

Muchísimas gracias por su gratísima presencia en todos mi temas.

Un gran abrazo,
 

Gladiadora___________
avatar
Gladiadora
Moderador literario
Moderador literario

Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Precioso

Mensaje por urbano vilchiz el Dom Sep 13, 2015 11:46 pm

Precioso tu romance, cualquiera puede escribir una historia, más o menos impactante, pero hacer esa historia llena de suspenso, agregandole tan minuciosamente los detalles necesarios, y de sobra hacerlo de manera versada y clásica, soslayando las trabas que los acentos obligados suponen, eso no lo hace cualquiera.
Me encanta leerte.
avatar
urbano vilchiz
Moderador literario
Moderador literario

Sexo : Masculino

Volver arriba Ir abajo

Re: .=Calles de Liverpool=.

Mensaje por Pura Losada el Jue Sep 17, 2015 4:38 pm

Admirada Gladiadora: Hacía tiempo que no leía algo tan descarnado
y tan real.
No conozco Liverpool, pero sí amigos que trabajaron allí......Me has
dejado noqueada......Sí, literalmente noqueada.......
Lo guardaré entre mis favoritos; es más, trataré de imprimirlo y colgarlo de una pared.

Con toda mi admiración y respeto.
avatar
Pura Losada
Poeta destacado
Poeta destacado


Volver arriba Ir abajo

Re: .=Calles de Liverpool=.

Mensaje por Gladiadora el Miér Sep 23, 2015 3:10 pm


Urbano, Amigo Mío, me complace mucho que este tema haya sido de tu agrado....

Escribí este poema en primera persona, para ponerme en los zapatos rotos de la pobre y bella modistilla de Liverpool y así relatar, desde su propia perspectiva, el miserable y tenebroso ambiente de la época en que el famoso asesino en serie, Jack, El Destripador, convirtió en una pesadilla para las mujeres las noches en las sórdidas de las calles de Liverpool...

Muchísimas gracias por tu presencia y generoso comentario.

Un gran abrazo,


Gladiadora___________
avatar
Gladiadora
Moderador literario
Moderador literario

Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Gladiadora

Mensaje por Fedra el Miér Sep 30, 2015 11:11 pm

Absolutamente genial, como escenificas la sordidez agónica de aquellos tiempos y nos mantienes intrigados hasta el final, para desvelarse todo como una angustiosa pesadilla.


Fantástico.Soberbio.


Besos


Ana
avatar
Fedra
Admin
Admin

Sexo : Femenino

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.